Buscar este blog

Cargando...
martes, 29 de julio de 2014

Bienvenidos al mundo Grisha!!!!

Sip...como saben estoy medio enemorada por The Darkling....quería ser un especial de él....pero la verdad es que no quiero meterme en su retorcida mente, es escalofriante! con el R & R tuve suficiente.

Así que mejor decidí adentrarlos un poco en el mundo de Ravka.....

Bueno para empezar, Leigh se inspiro en la ciudad de Moscu Rusia y en su vestimenta antigua para esta trilogía...al igual que un poco del idioma.

 
no me creerán...pero la autora invento unas cuantas palabras extrañas que aparecen en la historia....pero no se preocupen ...también el libro trae como una especie de glosario en donde les explica el significado...aquí solo les voy a mostrar algunas...pero si te interesa más y hasta como pronunciarlas da clik AQUI.

Ahora bien......Los Grisha son la élite mágica de Ravka (es el nombre del país), conforman al segundo ejercito del Rey y practican la pequeña ciencia. Es decir, para ellos no es magia, solo la dominación y conocimiento de algunos de los elementos naturales como: el fuego, aire y agua....pero también estudian al cuerpo humano y la alquimia/ química molecular.

Cada Grisha tiene un poder diferente con el que nace o desarrolla luego, algunos de ellos pueden ser más fuertes que otros y de ahí va a depender el rango en que tome en el ejercito...es por ello que existe una clasificación y una especie de uniformes y escudos que los distinguen:

clik en las imágenes para agrandar!

The Darkling 
líder del segundo ejercito y el más poderoso Grisha de la historia
Poder: domina y convoca a  las sombras
símbolo: un sol en eclipse
Kefta (un tipo capa) : Negra



The Sun Summoner
la invocadora del sol
dominó por un tiempo del segundo ejercito (mas o menos)
poder: invocar la luz
Símbolo: sol
Kafta: azul y dorada. 
(aunque el Darkling dijo que usara la negra como símbolo de un gran poder)

Los Corporalki
En la orden de los vivos y muertos.
son los segundos al mando después del Darkling. Se dividen en dos:



Heartrenders ( el primer escudo)
poder: pueden arrebatar el aire de los pulmones, ralentizar tu pulso hasta caer en coma, o literalmente aplastar tu corazón en el pecho, todo ello sin siquiera ponerte un dedo encima. 
Símbolo: un corazón con púas
Kafta: rojo y negro

Healers 
poder: son sanadores 
Símbolo: un corazón sano
Kafta: rojo y gris
Los Etherealki
De la orden de los invocadores
cualidad: trabajan en pareja
se clasifican en tres tipos:



primer escudo:
Squallers 
poder: pueden subir o bajar su presión de aire para crear tormentas.
Símbolo: aire y alas
kafta: azul y plata.

Inferni  
poder: Convocan gases combustibles como el metano o el hidrógeno para crear fuego, pero todavía necesitan un pedernal para iniciar una chispa    
símbolo: llamas ardiendo.
kafta: azul y rojo

Tidemakers 
poder: utilizan la temperatura y la presión para invocar y controlar el agua. 
símbolo: ola de agua
kafta: azul y azul cielo o claro


NOTA: Tanto the Darkling y Alina (la invocadora del sol)  son técnicamente considerados Etherealki.(invocadores)

Materialki
La Orden de Fabrikators (fabricadores)


primer escudo:
Durasts 
poder: interactuan y fabrican con diferentes materiales solidos, como: acero, armaduras, textiles y vidrio.
Símbolo: martillo y aguja.
kafta: purpura y gris

Alkemi 
poder: se especializan en venenos y polvos volátiles.
Símbolo: cáliz con una reacción química/molecular.
kafta: purpura y rojo.

Tailor
En realidad no forma parte del ejercito, pero si de la corte del la Reina.
Solo Genya tiene ese poder, y consiste en crear belleza y cambiar de apariencia.
símbolo: una rosa
kafta: crema y dorada
Genya fue un regalo del Darklig para el Rey la Reina.


 
interesante no?????
te imaginas llegar a controlar algún elemento, el cuerpo humano u otra cosa???
que poder te gustaría tener?

mejor aun......que poder Grisha crees tener?
sombras....como el Darkling? o curar el cuerpo de cualquier lesión?

DESCUBRELO!
solo da clik en la imagen.
nota: esta en ingles (pero puedes traducir la pagina)


comparte tu resultado!!!!
el mio fue:


oh por dios!!! me siento malvada! muajajaja

Traducción: 
Eres el Darkling
despiadada, carismática y reservada. Eres una experta en la lectura de las intensiones y deseos de los demás, pero tu corazón es un rompecabezas difícil de resolver.

lunes, 28 de julio de 2014
Hola mis amores ya estoy aquí con otro clásico maravilloso que todas deberían leer, Diario de Ana Frank. Leí este libro hace unos 15 años y desde entonces pasó a estar entre mis preferidos. Amé la forma en que esta niña de 13 años expresó en sus diarios todos sus sentimientos, emociones y vivencias de lo ocurrido durante su estancia en LA CASA DE ATRÁS, nombre con el cuál bautizaron a su transitoria morada que hoy se ha convertido en un museo

Título: Diario de Ana Frank
Autor: Ana Frank
Año de publicación: 1947
Sinopsis:

Tras la invasión de Holanda, los Frank, comerciantes judíos alemanes emigrados a Amsterdam en 1933, se ocultaron de la Gestapo en una buhardilla anexa al edificio donde el padre de Ana tenía sus oficinas. Eran ocho personas y permanecieron recluidas desde junio de 1942 hasta agosto de 1944, fecha en que fueron detenidos y enviados a campos de concentración. En ese lugar y en las más precarias condiciones, Ana, a la sazón una niña de trece años, escribió su estremecedor Diario: un testimonio único en su género sobre el horror y la barbarie nazi, y sobre los sentimientos y experiencias de la propia Ana y sus acompañantes. Ana murió en el campo de Bergen-Belsen en marzo de 1945. Su Diario nunca morirá.



Para leer el libro online: Diario de Ana Frank 
 


Bueno mis Had@s hermosas, también les dejo el link para que puedan ver la película completa y comparen si les gustó mas que el libro o no, besos a tod@s  l@s queremos ........
 



                                                                              

hola!
como sabrán nuestra pequeña hada Sandra este escribiendo un maravilloso libro!!!!
siiiii, yo se que lo recuerdan...lo adoran y sueñan con él hmmmmmh el libro!!!

Debo informar a las chicas que no forman parte de nuestra charla facebookera...(vieron??? invente una nueva palabra!!!) que es todo un BOOMM ente nosotras....y aquí Sandra quiere compartir su talento con TODOS...lo cual agrdezco, porque es grandiosa!
Sin mas...les dejo con: 

Bajo mi piel

 
 La vida de Mia siempre ha estado completa... a sus 27 años tiene unos padres que la aman y unos amigos que la adoran, o al menos hasta que algo ocurre en su vida y la mortifica noche tras noches en forma de pesadillas.
En ese momento, pese a que logra continuar, no es suficiente para hacerle olvidar sus miedos, hasta que una llamada de su amigo desde la universidad lo cambiará todo radicalmente. Un viaje no planeado en el que conocerá un enigmático y fascinante hombre que pondrá su mundo del revés y volcará en ella todos sus esfuerzos por revivir la llama de la pasión apagada durante mucho tiempo y la confianza perdida en los hombres.
Ella no estaba preparada para enfrentarse a sus demonios del pasado... Él no estaba preparado para ella.



Capítulo 1.
Es increíble la cantidad de gente que puede haber en un supermercado un martes por la tarde, enserio. ¿No tienen nada mejor que hacer? Miro todas las familias, personas mayores, y jóvenes alrededor de mí y no puedo entender las caras de felicidad que tienen, por Dios, están haciendo la compra, ¡no están en un anuncio de pasta de dientes!
Si no fuese porque los ratones que actualmente habitan mi nevera me hubiesen amenazado con revelarse esta mañana porque no lleno el frigorífico desde hace casi un mes completo, no me encontraría aquí.
Odio hacer la compra. Mi madre siempre insiste en que si no cambio ese hábito, vendrá ella misma a mi apartamento y la llenará después de darme mil tirones de orejas acompañados de tal bronca que tendría los oídos pitando durante 1 año completo.
Sí, ella es así de exagerada como buena andaluza que es, lo lleva en la sangre; aún guarda la esperanza de poder controlar algún aspecto de mi vida a través de las conversaciones telefónicas que tenemos. Adoro a mamá pero tiene la enorme capacidad de levantar a un muerto de su tumba si se lo propone, sobre todo ahora que se ha retirado y tiene más tiempo libre para darme la brasa.
Mamá trabajaba hasta hace unos meses en el hospital Puerta del Mar como enfermera.
Según me contaba, le encantaba ayudar a los demás desde muy joven. Mi abuela siempre reía cuando recordaba como mi madre corría a casa en busca de una tirita si algún amigo jugando en el parque se caía y se rozaba la rodilla. Ella iba y lo curaba con tan solo 6 años. Así que solo fue cuestión de tiempo que se hiciese médico o enfermera.
Por desgracia después de la muerte del abuelo, mama no tuvo mucha elección puesto que no podía permitirse salir de casa para estudiar, así que en vez de convertirse en medico decidió estudiar enfermería.
Y aquí entra papá en la ecuación, si, definitivamente estamos esperando la llamada del Vaticano anunciando cuando lo van a canonizar por llevar tantos años aguantando a mamá.
Es tranquilo, risueño y simplemente adorable, es la clase de persona que en cuanto la conoces deseas que forme parte de tu vida. Trabajó desde muy joven para llevar dinero a casa, ya que como mama perdió a su padre cuando era pequeño y se tuvo que hacer cargo de mi abuela y de mi tía que apenas tenía meses de vida. Tuvo muchos trabajos pero comenzó en una empresa como transportista y con el paso de los años decidió ahorrar y montar su propia empresa. Trabajó duro por sacarla adelante y convertirla en una de las mayores empresas de transporte de toda España.
Ahora a sus 53 años también se ha jubilado como mamá y se dedica a cualquier cosa que encuentre por arreglar en casa, a jugar al dominó con sus amigos por las tardes. Y tolerar las cosas que se le ocurran a mamá que no es poco.
Sigo avanzando a través del pasillo y miro la lista de compra. Me aplaudo mentalmente por no comentarle nada a mamá por teléfono esta mañana de que pensaba ir al supermercado a hacer la compra porque si no se habría empeñado en que agregase a la lista cosas que ella piensa que como, pero que no pruebo desde que me fui de casa.
Cojo un paquete de servilletas del estante y las meto en el carro para seguir avanzando.
Pero me paro en seco cuando escucho sonar mi móvil en el bolso, sonrío para mis adentros porque se perfectamente quien llama, precisamente él fue quien colocó ese tono. Busco entre el revoltijo de cosas que habitan mi bolso.
No estoy segura, pero creo que algo me ha gruñido dentro. Frunciendo el ceño sigo buscando hasta que hago que Chris Brown pare de cantar “Love more” al llevarme el móvil a la oreja.
- Hola bebé, ¿Cómo está la mujer más preciosa del planeta?-. Dijo Luca con la voz más sexy de la tierra.
- Hola a ti también. Seguro que eso se lo dices a todas ¿me equivoco?-. Respondí en tono de burla sonrojándome ligeramente.
- Sabes que sólo llamo bebe y preciosa en la misma frase a ti, así que finge un poco y haz como que te alegras de escucharme.
Suspiré, le encantaba hacerme sonrojar en cualquier lugar y en cualquier momento en el que tuviera la posibilidad.
- Mmmmm… A ver, déjame adivinar. Estás sola en casa, con una copa de vino en la mano, desnuda en la bañera, cubierta de espuma de esas caras sales de baño que me hiciste regalarte por tu cumpleaños con aroma a coco mientras suena el disco de Adele de fondo y te frotas una pierna con la esponja porque a saber dónde tienes la otra mano ocupada…
Rodé los ojos ante el comentario de Luca y solté una carcajada sin poder evitarlo.
- Cariño. Siento arruinarte el momento erótico- festivo que te acabas de montar en tu mente pero ahora me encuentro en el supermercado haciendo la compra, más concretamente en el pasillo de las servilletas y los desinfectantes. Así que siento decepcionarte de esa manera-. Dije y me reí mucho más cuando el también rompió en una carcajada.
- Oh eres mala, mujer.
- Sabes que no lo soy, de hecho si te sirve de consuelo sí que me alegro de oírte lo sabes de sobra, y bueno ¿a qué debo este enorme placer?
- Bueno solo quería escuchar tu voz y ponerte un poco cachonda-. Dijo Luca con una voz mucho más profunda y cargada que antes.- Pero prefiero hacerlo cuando de verdad puedas darte un homenaje en la bañera en mi honor -. Dios, estaba loco, realmente no tenía remedio. No sé cómo podía decirme todas esas cosas por teléfono sabiendo donde me encontraba. Pero decidí seguirle el jueguecito.
- Si es que logro salir de este maldito supermercado esta semana podría hacer algo al respecto. ¿Te llamo esta noche y hablamos más tranquilos? -. Dije mientras metía en el carro los productos para limpiar la cocina
Luca rió ante mi comentario y suspiró.
- Vale, trato hecho. Espero tu llamada más tarde.
- Hasta luego Luca-. Volví a sonreír estúpidamente por centésima vez.
- Ah Mia, antes de que se me olvide…
- ¿sí?
- Espero que ya estés mojada y lista para mí cuando llame-.
Colgué el teléfono y sacudí la cabeza, sip, definitivamente estaba como una cabra.
Metí mi teléfono de vuelta al bolso y me prepare mentalmente para volver a la caza de víveres. Con suerte este calvario pronto terminaría.
Regresé a casa una hora y media después. Aparqué mi Ford Fiesta blanco en la plaza de garaje del edificio y me dispuse a sacar las bolsas del coche cuando escuché la puerta del garaje abrirse de nuevo y apareció un Opel Insignia negro reluciente y al volante mi vecino Armando. Sonreí y levanté la mano a modo de saludo y él me correspondió de igual manera. Aparcó el coche junto a mi plaza y bajó de él.
- Buenas tardes Mia, ¿planeas alimentar a un ejército?
- ¡No, por dios!- sonreí- Es solo que no quiero tener que mortificarme en un futuro próximo teniendo que ir de nuevo al supermercado, odio ir de veras.
- ¡tonterías! Dile eso a mi esposa, parece que vive allí dentro, le encanta ir de compras, tanto si es a comprar zapatos como si es ir a comprar comida para una cena de cincuenta invitados cuando sólo estamos ella y yo.
Simulé un escalofrío y él me miro con una expresión de entendimiento. Sí, me podía hacer perfectamente a la idea de Bárbara devorando tiendas sin preocuparse si eran de
una cosa u otra su objetivo simplemente era gastar dinero y “acomodar” su casa como ella misma decía, para que cualquier persona siempre la viese tanto a ella como a su hogar, impecable sin que faltase nada.
Armando y ella se mudaron hace cosa de dos años a mi bloque de apartamentos. Ambos estaban divorciados anteriormente pero después de años de soledad surgió el amor un día.
Se conocieron en un centro comercial. Armando estaba comprando una camisa ya que era un desastre con las labores domésticas y había quemado la última decente que tenía en un intento por plancharla.
Bárbara le vio indeciso entre dos de ellas y le preguntó que para qué ocasión quería la camisa y él le respondió que solo la quería para ir a la oficina. Comenzaron a hablar sobre cualquier tema y sobre ninguno a la vez. Cuando se dieron cuenta llevaban horas hablando y aún no había escogido Armando ninguna de las dos camisas, entonces Bárbara le respondió que se llevase las dos porque nunca sabía si algún día le podría surgir una cita y él no tendría más remedio que ir con la misma camisa de la oficina.
Entonces él lo vio claro y la invitó a un café por la ayuda. Desde entonces eran inseparables, estaban tan orgullosos el uno del otro que a todo el mundo le contaban su historia de amor. Eran la pareja perfecta sin duda.
- Venga mujer, que te ayudo con las bolsas.
- Oh, no es necesario Armando de verdad, no es ningún problema.
- Insisto, déjame ser buen vecino de vez en cuando- Dijo a sabiendas de que de esa manera no le diría que no.
- Está bien, tú ganas. Pero no tienes necesidad, Bárbara y tú me tratáis como si fuese vuestra hija-. Dije sonriéndole.
- Bueno eso será porque te apreciamos de verdad. Venga anda, sube al ascensor tú primera con las bolsas y luego subo yo con el resto.
Subí y busque en mi bolso/agujero negro las llaves de casa, una vez las encontré suspiré y cogí de nuevo las bolsas abriendo la puerta con el hombro y dejándola abierta. Entré y dejé las bolsas en la isla de la cocina cuando escuche a Armando pidiendo permiso para entrar. Solté el maldito bolso que aun colgaba de mi hombro y fui a ayudarle con las bolsas.
- Muchas gracias Armando, no sé qué hubiese tenido que hacer para subir todas estas bolsas sola.
- Como te dije antes, no es molestia ninguna mujer-. Sonrió.
- ¿Puedo ofrecerte algo de beber? Un té, un café, agua, cerveza…
- No, no gracias de verdad, ya casi tiene que tener la cena lista Bárbara. Debe estar esperándome-. Dijo dirigiéndose hacia la puerta.
- Bueno, en ese caso te dejo que te vayas, Dios no quiera que se enfríe la cena de
Bárbara- Sonreí.- Gracias de nuevo Armando, cualquier cosa no dudes en pedírmela.
Le abracé para agradecerle de nuevo y su cuerpo apretándome en ese enorme abrazo de oso me recordó cuando mi padre me abrazaba de pequeña y me daba la sensación de que en sus brazos podía desaparecer y siempre estaría protegida. Jamás encontraría otra persona que me abrazase igual y por mucho que éste abrazo me recordase a los de mi padre seguían sin ser los suyos. Le echaba de menos de verdad.
- Adiós Mia.- Dijo mientras se alejaba hacia el ascensor de nuevo y se despedía con la mano.
- Adiós Armando, dale recuerdos a tu esposa.
- Se los daré de tu parte, gracias.
Miré hacia la montaña de bolsas que estaban en la isla de la cocina y en el suelo.
Suspiré y me enrollé las mangas de mi jersey hasta los codos para ponerme manos a la obra, cuanto antes pasase el mal rato de tener que organizar toda la comida en la nevera y los demás muebles de la cocina antes se acabarían y antes podría darme ese baño del que hablé con Luca.
Luca, es increíble, siempre que pienso en él no puedo evitar que cada partícula de mi cuerpo y de mi ser se sacuda, cuando hablo por teléfono con él o estamos juntos me comparo a mí misma con una niña de quince años con las hormonas revueltas, siempre sonriendo como una tonta, él tiene ese efecto en mí. Bueno, para ser exactos tiene ese efecto en mí y en todas las mujeres con las que se cruza en la calle.
Nos conocimos en la universidad. Lo vi en la primera fiesta universitaria a la que asistí, yo estaba con Rebecca, mi mejor amiga. Fuimos a casa de uno de los muchos alumnos que habíamos comenzado ese año el curso.
- Becca, ¿Qué vestido me pongo? ¿el negro escote palabra de honor? O ¿el azul?-
Pregunté poniendo el vestido negro sobre el azul que tenía puesto.
- Mia cualquiera de los dos, te quedan los dos de muerte. Si yo tuviese tus tetas no me molestaría en intentar ocultarlas ¡y tu trasero! Por dios, con ese trasero y esas piernas vas a tener babeando a toda la fiesta y no me vas a dejar a ningún chico para mi.- Hizo un puchero mientras se cogía sus largos rizos en una cola alta.
Como decía Becca mis piernas y mi trasero no pasaban desapercibidos. Medía alrededor de 1,70 cm que para ser mujer no estaba nada mal y con curvas en los lugares adecuados afortunadamente.
Mi trasero jamás podría competir con el de las brasileñas pero estaba bastante contenta con él, salvo cuando se empeñaba en acumular la multitud de pizza que acumulábamos Becca y yo después de horas de estudios, ahí ya si me cabreaba seriamente con él, pero nada que un poco de ejercicio matutino no pudiese arreglar.
- Estás loca.- Me reí.- Dices eso pero la que siempre se trae un chico a casa eres tú. ¿te acuerdas de aquel chico cuando estábamos en el colegio? Era mi amor platónico y solo quería estar junto a mí y darme la mano porque tú siempre venias con nosotros.
Rebecca soltó una carcajada y negó con la cabeza.
- ¿Ah no?, bien espera a ver si esto te refresca la memoria, ¿recuerdas aquel en el instituto que vino a ayudarme estudiar para el examen de matemáticas y se le cayó la taza de chocolate caliente que nos preparó mi madre en cuanto te vio aparecer por la puerta?
- Sí, me acuerdo de él, ese niñito delgaducho no era mi tipo. – Dijo haciendo una mueca y sonriendo como sólo podía hacer ella.
- Lo que quieras, pero no me acuses de robarte chicos, porque la que nunca consigue las buenas oportunidades soy yo. Además esta noche tengo un buen presentimiento. –dije girándome una vez frente al espejo.- Definitivamente me quedo con el vestido azul.
Fui al baño a retocarme el maquillaje, realmente no me había maquillado mucho, no soy del tipo de ir mas pintada que un cuadro de Dalí. Así que me apliqué un poco de rímel, un toque de rubor y brillo de labios y ya estaba lista para salir en nuestra primera fiesta oficialmente como universitarias. Llegué al dormitorio donde me esperaba Rebecca y estaba espectacular. Llevaba un vestido marrón chocolate que resaltaba cada una de sus curvas. Era más delgada que yo y tenía menos pecho pero embutida en ese vestido cualquiera diría que estaba recién salida de una revista de moda. Junto al vestido llevaba unos tacones que debían medir al menos 10 centímetros sumados a su metro setenta y cinco se veía impresionante.
- Vamos Afrodita, o si no vamos a llegar tarde y no queremos tener a un montón de chicos furiosos por no poder pasar tiempo contigo.- Le dije a la vez que ella me sacaba la lengua y giraba sobre sí misma para terminar moviendo el trasero.
Cuando llegamos a la casa estaba abarrotada ya. Nada más al entrar le vimos, ahí estaba Luca, sentado en un sofá con una copa en la mano hablando con una rubia increíble. Rebecca y yo nos miramos y sonreímos. Nos iba a gustar la vida de universitarias si todos los chicos eran como ese impresionante rubio.
Fuimos a la cocina donde se encontraba una de las barras de bar improvisadas, nos servimos dos chupitos de tequila para empezar la noche fuerte. Mientras el tequila hacía su camino garganta abajo, alzamos la vista atraídas como un imán invisible hacia la puerta y ahí estaba. Metro ochenta y cinco, puro músculo, pelo rubio hacia arriba pero totalmente desordenado el cual le daba el aspecto desaliñado justo para que todas las chicas volteasen la cabeza al pasar y suspirasen porque él se centrase en ellas y les dedicasen una sonrisa de medio lado como la que estaba ahora mismo dándonos a nosotras.
- Hey chicas, creo que comenzar la noche de esa manera apenas habiendo cruzado la puerta puede ser demasiado para dos jovencitas como vosotras ¿me equivoco?- dijo Luca sonando un tanto prepotente.
- Mira machote.-Dijo Rebecca caminando hacia él con su dedo apuntándole directamente hacia la cara.- Como mi amiga o yo comencemos la noche no es asunto tuyo, así que haznos un favor y ve al sofá con la Barbie silicona con la que estabas y dejamos a las demás hacer lo que nos dé la gana, ¿te ha quedado claro o tengo que deletreártelo Ken?
Si algo no soportaba Rebecca era que le dijesen qué tenía que hacer, cómo hacerlo y cuándo. Por eso había escapado a la universidad más lejana que pudo encontrar de la influencia de sus padres.
- Whoa. Perdona, ¿me acabas de llamar Ken?
- Efectivamente, veo que no te tendré que deletrear nada porque me has entendido perfectamente así que si nos permites, hasta luego Ken, que lo pases bien.
- Eh, pelirroja.- Dijo Luca cogiéndola del codo y haciéndola girar.- todavía tengo una duda.
- Tú dirás. Escupe para que me pueda ir cuanto antes.- Dijo Rebecca mirándolo de manera altiva.
Yo dudaba seriamente de lo que podría pasar a continuación. Así que solo pude rezar porque Becca se controlase y porque el señor de arriba no estuviese demasiado ocupado en estos momentos como para no escuchar mis ruegos.
- ¿Eres siempre tan borde con todo el mundo o es que es tan fuerte la atracción que sientes por mí que no puedes evitar saltar a la defensiva?
Error del chico nuevo.
Lo siguiente que recuerdo fue a Becca girándose hacia un joven que estaba observando la disputa y que tenía su vaso de cerveza en la mano. Becca le arrancó literalmente el vaso de las manos y con las mismas ganas muy tranquila y segura de sí misma se lo volcó a Luca por encima de la cabeza a la vez que le decía muy cerca del oído:
- Espero haber sido lo suficientemente educada contestando a tu pregunta Ken.
Como te dije antes, que pases una buena noche.
Me llevé las manos a la boca, no podía creer lo que acababa de hacer, le faltaba un tornillo a esta mujer, pero nada más mirarnos las dos estallamos a carcajadas mientras salíamos al jardín a conseguir dos copas de la otra barra instalada en la piscina.
El resto de la noche fue tranquila y sin incidentes, bebimos, bailamos hasta más no poder y volvimos a seguir bebiendo los chupitos de tequila ignorando la recomendación de Ken.
Hicimos un montón de amistades nuevas y con algunas incluso quedamos para el fin de semana siguiente. Luca no se volvió a acercar en toda la noche a nosotras y yo sospechaba que era porque temía que Becca pudiese vaciar todo el contenido del bar de la piscina y de la casa por su cabeza obligando a la gente a dar por terminada la fiesta por falta de alcohol. Aunque de vez en cuando le veía observándonos desde algún rincón y me guiñaba el ojo a la vez que levantaba su copa a modo de saludo. No me caía tan mal. Después de todo, cualquiera que sobreviviese a la furia de mi amiga y siguiera con una sonrisa en la cara, sin duda alguna era buena persona.
A la mañana siguiente teníamos una resaca espantosa así que decidí ir a la farmacia a por algo que aliviase la tormenta con truenos incluidos que teníamos tanto Becca como yo en la cabeza y que amenazaba con estar ahí alojada durante todo el día si no hacíamos nada para evitarla.
- ¡¡ Mia!! ¿cómo te encuentras? Por favor, dime que estás tan hecha mierda como yo, o juro ahora mismo delante de quien sea necesario que no volveré a salir en toda mi vida contigo.
- Mmmmm… shh Becca. Te juro que como no bajes el volumen de la voz voy a ir hacia ti y lo vas a lamentar. Podría torturarte atándote a la cama y poniéndote el secador al lado del oído para que te estalle la cabeza mientras te sonrió con mis tapones en los oídos. Así que piénsalo dos veces antes de volver a gritar mi nombre o atente a las consecuencias.
Rebecca rió llevándose una mano a la cabeza instantáneamente por el dolor.
- ¿De verdad no tenemos nada en este estúpido piso para el dolor de cabeza? -
Dijo Rebecca a la vez que abría y cerraba todos los cajones de los armarios de la cocina y dirigiéndose al cuarto de baño.
- Mmmmm nop, me temo que no tenemos nada y yo no puedo soportarlo más así que me voy a vestir y voy a ir a comprar algo a la farmacia.- dije caminando hacia mi armario para ponerme unos pantalones de yoga y una sudadera tan grande con la que me pudiese perder dentro de ella. Quizás si acampaba ahí dentro como una tortuga pararía la maldita resaca.
Cogí las llaves del mueble que estaba en la entrada de nuestro piso, nos habíamos puesto de acuerdo y decidimos alquilar un piso en el centro de Madrid entre las dos en vez de vivir en la residencia de estudiantes. Me encamine hacia las escaleras pensando que algo de ejercicio me haría bien para la resaca. Bajé dos tramos de escaleras y entonces…Pum! Choque contra algo duro, muy duro, ¡Dios, mi cabeza no podría soportar algo mas esta mañana! Levanté la vista y vi una espalda fuerte, Vestida también con una sudadera aunque no tan enorme como la mía, claro que en el portador de esa sudadera tenía buena espalda y buenos brazos para llenarla a diferencia de mí.
- Yo… lo siento de veras, no quería…esto…auch, mi cabeza…
- No pasa nada, tranquila.- Dijo el chico misterioso dándose la vuelta.
- Enserio no quise…perdona iba totalmente distraída.- Dije tratando de levantar la vista otra vez ya que este maldito dolor de cabeza lo único que me dejaba hacer era frotarme la cabeza con la esperanza de aliviar algo el mal estar.
- Oh, así que eres la amiga de la pelirroja…interesante. ¿Qué haces tú aquí?-Dijo sonriendo.
- No me lo puedo creer… ¡Tú!- Dije con la boca abierta y alzando por fin la vista para encontrarme con Ken en persona que me miraba de manera un tanto socarrona.
- Sí, yo. hola, ya que anoche cierto torbellino pelirrojo no tuvo la decencia de presentarnos, me llamo Luca, y tú eres…- Dijo teniéndome la mano a modo de saludo.
- Mia.- Dije mientras esbozaba una sonrisa. -¿sabes? No hay mejor manera de describir a Becca que como lo has hecho, ella es realmente un torbellino de mujer.
- No me cabe duda, recuerda que anoche lo sufrí de primera mano. Así que el torbellino se llama Becca…interesante- Dijo él rascándose las mejillas con una adorable barba de dos días.-y bueno, ¿dónde vas con tanta prisa? Casi haces que me caiga de boca mujer.
- Si…lo siento otra vez por eso, voy a la farmacia, Becca y yo nos morimos de la resaca y como nos acabamos de mudar aquí no tenemos nada.-Dije a la vez que me daba cuenta de que me estaba tendiendo la mano.- ¿Qué?
- Ven, vivo ahí en esa puerta.
- ¿Qué? ¿Vives justo al lado?
- No, es que me gusta entrar a hurtadillas a los edificios de las personas que me tiran cerveza por la cabeza para que su amiga pueda terminar el trabajo y matarme tirándome por las escaleras -. Dijo con la cara totalmente seria. Me quedé mirándolo extrañada.
- Ven. Mira, si te sirve de alivio sí que vivo aquí. Así que teóricamente eso nos convierte en vecinos y resulta que tengo un remedio para la resaca que es cien por cien infalible, anoche también me pase bebiendo y mira lo bien que estoy.
Así que vamos señorita, es lo menos que puedo hacer para ser hospitalario con las recién llegadas.
- Bueno, no sé si debería…esto, quizás debería avisar a Becca.-Dije, y sé que pudo oír como me temblaba la voz pero a la vez me sonreía y tiraba de mí hasta que me di cuenta de que nos encaminábamos hacia su casa.
- Tranquila bebé es solo una bebida para la resaca, no voy a comerte. A menos que obviamente quieras- Dijo mirándome de arriba abajo.- Luego si quieres te puedo acompañar a llevárselo a la señorita torbellino pelirrojo.
- Está bien.- accedí.
Fui fácil lo sé, pero hubo dos circunstancias que se mezclaron. Uno, tenía una resaca espantosa y quería que parase a toda costa y dos, el vecino además de parecer agradable estaba como un queso.
Desde aquella mañana Luca, Becca y yo nos hicimos inseparables. Al principio Becca estaba un poco reacia pero con el paso del tiempo adoró a Luca tanto como lo hice yo o más. Y así fueron pasando los meses.
Un día, Becca decidió que no quería seguir con la carrera que estaba haciendo y que quería convertirse en diseñadora. Diseñaba todo tipo de cosas, desde ropa, joyas, hasta su propio calzado personalizado. A mí me encantaba la personalidad que tenía, siempre buscando cosas que hacer, siempre yendo de un lado hacia otro en busca de nuevos objetivos.
Al tiempo, Luca decidió cambiar de carrera también para llevar a cabo su sueño de construir el mejor complejo turístico de la historia. Pese al disgusto inicial de sus padres, finalmente le terminaron apoyando. Ellos querían que Luca siguiese con el negocio familiar.
La familia de Luca era dueña de una importante cadena de panaderías a nivel internacional. Él estaba orgulloso de todo lo que habían construido sus padres con el paso de los años, pero eso no encajaba con él. Su sueño siempre había sido construir el complejo de sus sueños donde la gente pudiera ir a relajarse en mitad del campo sin tener que preocuparse por nada más.
Ahora, algunos años después me encontraba aquí en mi propio apartamento pensando en él. Recordando los viejos tiempos y en como hizo lo que le dictaba su corazón mientras llenaba la bañera y vertía las sales de baño para esperar pacientemente su llamada tal y como le prometí.
Fui a la cocina y llené una copa de vino mientras me iba deshaciendo de los zapatos y me encaminaba hacia el baño donde se terminaba de llenar la bañera con el iPod y el móvil en la mano.
Conecte mi iPod al aparato de música y puse la play list de Adele a un volumen bajo para que su voz envolviese cada uno de mis sentidos. Metí un pie en la bañera y un escalofrío ante el agua caliente me recorrió por todo el cuerpo relajándome al instante.
Me hundí en el agua y apoyé mi copa en el borde de la bañera. Fue un pequeño capricho. Tenía claro que quería una bañera grande con la que poder relajarme. Tomé mi copa de vino y di un sorbo. Si, podría acostumbrarme a hacer esto cada día de mi vida.
Adoraba el sabor del vino y el efecto que tenía al bajar por mi garganta, me encantaba el sabor que me dejaba en los labios. Una gota resbalo por la comisura de mi boca y me apresuré a cogerla con un dedo llevándola de nuevo a mis labios. Era mi pequeño gran placer en la vida.
El teléfono sonó cuando Adele cantaba en voz baja Someone like you. Sonreí ante mi móvil. El contraste de una música a otra era increíble. Deslice la mano seca por la pantalla del teléfono móvil y me lo llevé a la oreja.
- Dime que estás húmeda para mí, bebe.
- Mmmmm…- fue lo único que pude decir en esos momentos y escuche a Luca sonreír.
- Me encantan esos ruiditos, ¿lo sabes? Algún día vas a volverme loco.
- Soy perfectamente consciente de ello, me gusta provocarte.- Dije más como un ronroneo.
- Dios, haces que quiera hacerte cosas malas bebé, y créeme eso me sorprende a mí mismo.-Dijo Luca con su mejor voz de macho alfa.- normalmente controlo mis instintos muy bien. Pero no sé cuánto tiempo pueda resistirme a ti.
- Quizás sea momento de que dejes de resistirte a ello.- Dije sonriendo al escucharlo hacer un ruidito con la garganta muy sexy.- Bueno me encantan nuestras conversaciones subidas de tono, y créeme que teniendo en cuenta mi actual vida sexual podría llegar a hacer algo de sexo telefónico, sin embargo sé que no me llamas para tener sexo a distancia, así que escupe.
- Siempre tan aguafiestas bebé, me estaba empezando a divertir. Que sepas que aunque no me estés viendo en estos momentos estoy haciendo uno de mis mejores pucheros.- rió Luca.- Bueno iré directo al grano. Quiero que vengas a Canadá conmigo.
- ¿Qué? ¿Por qué? No hablas enserio.- Pregunté extrañada.
- Bebé, llevas demasiado tiempo en casa, sola. Por dios ni siquiera tienes un gato como las cincuentonas que se atrincheran en casa con la bata. Sabes perfectamente que tu vida no ha sido precisamente fácil todos estos meses.
Sigues sin encontrar el trabajo perfecto y para mí tampoco han sido estos meses estupendos, pero hey, aquí me tienes y pienso que sería perfecto que vinieses, además necesito ayuda aquí y que mejor manera que visitando al hombre por el que sé que suspiras todos los días y que te quedes aquí unos meses conmigo.
- Pero Luca, a ver, es de locos…- Dije nerviosa. No me gustaba el rumbo de ésta conversación.
- De locos nada. Además aunque te empeñas en negarlo sé que aun tienes pesadillas. Y quedarte ahí no va a ayudar a que desaparezcan.- Dijo Luca en un tono mucho más serio que antes. Sin duda me gustaba más el anterior. Prefería al
Luca juguetón.
- Luca no creo que…
- Shh, piénsalo por favor. Dime que al menos lo considerarás. Te dejo que lo pienses unos días y si decides que si yo mismo te saco el billete de avión para el primer vuelo que salga este fin de semana.
- Pero no creo que…no me puedo ir así sin más. Tienes razón, no me siento bien pero tampoco puedo hacer como si no hubiese pasado nada y largarme de aquí sin más. Luca deberías entenderme.
Me incorporé en la bañera, de repente el agua estaba demasiado fría y no me apetecía ese baño relajante que me había propuesto. Salí de la bañera con cuidado de no resbalarme aun con el teléfono en la oreja y me miré en el espejo, realmente daba pena.
El color de mis mejillas había desaparecido con sus palabras. Estaba pálida y nerviosa.
Me envolví en una toalla que tenía encima del lavabo y me di las gracias mentalmente por no haberme mojado el cabello. Ahora mismo no tenía fuerzas para lidiar con él.
Como pude fui hacia el equipo de música, desconecte el IPod, fui hacia la habitación y me tiré encima de la cama sin ninguna consideración.
- Sabes que te quiero, y de verdad quiero que pienses en esto. Tienes 27 años y sé que nada de lo que hagas en esta vida te va a quitar las pesadillas. Puedes engañar a tus padres, a tus vecinos y al resto de tus amistades pero a mí no. Así que o mueves tu culo hasta Canadá o serás la culpable de mi quiebra porque créeme cuando te digo que voy a ir a buscarte y dejaré todo lo que haga falta para ello.
- Está bien Luca.- Dije con el ánimo por el suelo en ese momento.- Sólo déjame unos días para pensar en ello. ¿De acuerdo?
- Vale bebé, no me tomes por una mala persona, sabes que lo hago por ti.
Mándame un mensaje en estos días o llámame cuando decidas algo. En caso contrario ve preparando el sofá de casa porque vuelvo a España.-Dijo en tono severo.
- Te prometo que lo pensaré. Te mandaré un mensaje tan pronto como pueda aclararme .Te quiero.
- Y yo a ti preciosa, y yo a ti.
Y con esas palabras colgó y me dejó tumbada en la cama, mirando la lámpara del techo hecha un completo lío.



ohhhhhhhh quieren mas???????? siiiiiiiiiiiiii  YO QUIERO MASSSS!!!!!!

Afortunadamente...nuestra hada se a compadecido de nosotras (ja!) y ya tiene 13 capis!!!!! , si, si incluye el de arriba...no se emocionen tanto....
capis de 1 al 13

si te ha gustado...la encontraras en nuestra charlas....bueno si estas ahí....muuajajaja
oki...también le puedes declarar tu amor eterno en: 



seeeehh, así como ven la niña tiene fans!!!!

escribenos

Frase de la semana ♥


" Ella tiene la clase de amor que puede manchar tu alma, hacerte rogar no tener una, solo para escapar del hechizo bajo el que te ha puesto, he tratado de olvidarme de ella una y otra vez, pero es inútil. Tengo mas de ella en mis venas que sangre"

Puntuación de Libros

Puntuación de Libros
Con la tecnología de Blogger.

Archivo del blog

soundtrack de Hadas de la Lectura

No olvides.....

No olvides.....

esperando por...

Favoritos

The Hunger Games by Suzanne Collins Hush, Hush by Becca Fitzpatrick House of Night by P.C. Cast & Kristin Cast Heroes of Olympus by Rick Riordan Harry Potter by J.K. Rowling The Infernal Devices by Cassandra Clare Iron Fey by Julie Kagawa Lux by Jennifer L. Armentrout The Mortal Instruments by Cassandra Clare Percy Jackson and the Olympians by Rick Riordan Perfect Chemistry by Simone Elkeles Shatter Me by Tahereh Mafi The Selection by Kiera Cass Twilight by Stephenie Meyer Vampire Academy by Richelle Mead The Vampire Diaries by L.J. Smith The Wolves of Mercy Falls by Maggie Stiefvater Divergent by Veronica Roth Mara Dyer by Michelle Hodkin

Labels

+18 (11) 50 Sombras (10) A.C. Howard (1) Abbi Glines (2) Adelanto (2) Adriane Leigh (1) Aimée Carter (1) Alessandra Neymar (1) Amanda Heath (1) Amy Reed (1) Anatema (1) Anissa B. Damon (2) Antonia Michaelis (1) avance (6) bajo la misma estrella (3) bajo mi piel. (1) Beautiful (3) Becaa Ann (1) Best Ever (1) Biblioteca (2) Book boyfriend (18) Book tag (1) C. J. Roberts (2) Cant miss this (1) Cassandra Clare (1) Cassie Mae (1) Chalotte Bronte (1) Chelsea M. Cameron (1) Christine Fonseca (1) Ciencia Ficción (2) Clasicos (11) Club de Lectura (1) Colleen Clayton (1) Colleen Hoover (11) Conoce a (3) Cora Carmack (4) Crow's Row (1) Dandi Dalley Mackall (1) De Película (5) Dee Tenorio (1) Disponible (32) Divergente (5) E. C. Myers (1) E. L. James (8) Easy (1) Editorial Planeta (1) Emma Chase (5) Emma Green (1) En Llamas (1) En tus brazos huir de todo mal (1) Entrevista a (1) Erotico (5) Escena extra (8) Especiales (1) Esperando por (17) Eva Martinez (1) Fabiana Peralta (1) Fan- Fic (3) Fantasia (2) Favoritos del Mes (6) Federico Moccia (1) Fisher Amelie (1) Fishes Amelie (1) Forever Black Trilogy (1) Gaby Bonal (1) gayle forman (2) Grisha Trilogy (2) Guy POV (16) H. M. Ward (1) Heidi McLaughlin (1) Humor (1) J. Lynn (7) Jamie McGuire (3) Jane Austen (1) Jennifer Estep (1) Jennifer L. Armentrout (10) Jennifer Rush (1) Jessica Sorensen (1) Jhon Green (3) Jodi Ellen Malpas (1) Julie Hockley (1) Juvenil (1) K. A. Tucker (2) K. C. Falls (1) Karina Halle (1) Katie McGarry (1) Katja Millay (1) Katy Ashley (1) Katy Evans (6) Kelly Oram (1) Kendare Blake (1) Kiera Cass (2) Kim Karr (1) Kyra Davis (1) Legend (1) Lexi Blake (1) Lexxie Couper (1) Lissa D' Angelo (1) Louise J. (1) Louise Rozett (1) Love Me with Lies (2) M.C. Andrews (1) Mara Dyer Trilogy (3) Marie Coulson (1) Marie Lu (1) Mathias Malzieu (1) Maya Banks (1) Maya Reynolds (1) Megan Maxwell (6) Mirame y Dispara (1) Molly McAdams (2) New Adult (13) Novedades (30) Nuevos Talentos (5) off topic (7) Olivia Cunning (2) Origin (1) Paranormal (1) Peliculas (12) Penelope Douglas (2) Portada Revelada (3) premios del blog (1) R. K. Lilley (1) R.Z.Tejada (1) Rainbow Rowell (1) Raine Miller (4) Raw & Ripped (1) Real (2) Reseña (35) Romance (10) Ruthie Knox (1) Saga Coin (1) Saga Lace (1) Saga Lux (1) Sandi Lynn (1) Sandra Sánchez Montes (1) Serie Altered (1) Serie Beaumont (1) Serie Beauty (1) Serie Camelot (1) Serie Captured (1) serie Connections (1) Serie Dante Walker (1) Serie Divergente (3) Serie Fall and Rise (1) Serie Fall Away (2) Serie Frigid (1) Serie Heart of Fame (1) Serie Losing It (4) Serie Real (2) Serie Real Raw & Ripped (2) Serie Sea Breeze (1) Serie Sinners on Tour (1) Serie Ten Tiny Breaths (2) Serie The Arrangement (1) Serie The Seven Deadly (2) Serie Wait For You (4) Shadow Hunter (1) Shannon Messenger (1) Shatter Me (1) Shayla Black (1) siempre contigo (1) Sins and Needles (1) Sorprendeme (2) Suzanne Collins (1) Sylvain Reynard (1) Sylvia Day (3) Tahereh Mafi (2) Tammara Webber (2) Tangled (4) Tarryn Fisher (4) Teaser (1) Tess la des los los D’Urbervilles (1) The Artist Trilogy (1) The Blackstone Affair (1) The Coincidence (1) The Dark Elements (1) The Maddox Brothers (1) The Mortal Instruments (1) The Sea Of Tranquility (1) The Sweet Trilogy (5) This Man (1) Thomas Hardy (1) Todd Strasser (1) Trailers (2) Transcend (1) Trilogia Confessions (1) trilogia exodo (1) Trilogia Up in the Air (1) Trilogía Adivina quien soy (1) Trilogía La Seleccion (1) Trilogía Pídeme lo que quieras (1) Trilogía Tangled (3) Vampire Academy (1) Veronica Roth (6) Victoria Scott (1) Viernes musical (9) Wendy Higgins (5) Year of the Billionare (1) Young Adult (19) Ángela Piña López (1)

Google+ Followers

Followers

Afiliame


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

visitas

novedades en tu correo!!!

concurso